Guy Kawasaki,  en su libro ¨El Arte de Cautivar¨, expone una serie de puntos para cautivar al jefe.  Todo esto basado en la premisa que cuando tu jefe queda bien, tú quedas bien. Cuando tu jefe progresa, tú progresas. Y cuando tu jefe retrocede, tú retrocedes. Por lo tanto es muy importante hacer quedar bien a tu jefe.

  • Sistematiza tu trabajo: Cuando recibas un encargo de tu jefe , deberías completar rápidamente una parte de su encargo y pedirle su opinión. Eso le dará oportunidad de hacer las correcciones pertinentes al principio del proceso y aumenta la posibilidad de que le entregues lo que te ha pedido.
  • Promete poco, cumple mucho: Ponte objetivos que estés 120% seguro que puedes cumplir en el 80% del tiempo asignado.
  • Pide que te enseñe: Pidiéndole que te enseñe ganas el beneficio de su ayuda y lo halagas con tú petición. Podrías ganas un gran mentor.
  • Muestra y divulga el progreso: Asegúrate que no te tengan que preguntar cómo van las cosas,  te mantendrán a ti y a tu proyecto en el radar de tu jefe.
  • Da pronto las malas noticias: Un buen jefe quiere enterarse rápido para así tener más tiempo para resolver el problema. Recuerda no culpar a nadie y acompaña la noticia con ideas para resolver el problema.
  • Déjalo todo y haz lo que te pide: Tu trabajo es convencerlo que eres trabajador y eficiente. ¨ La prioridad es una función del contexto¨ Stephem Covey.