Persistencia – Una virtud del Director de Proyecto

Nada, ni siquiera un gran talento, o una gran educación, puede sustituir la persistencia.

En mis inicios como Director de proyectos, recuerdo que cometí muchos errores, por ejemplo algunos relacionados con el manejo del equipo de trabajo, relaciones con  interesados (stakeholders), negociaciones, entre otras, pero es parte del proceso por el que todos pasamos alguna vez, tenemos que pagar algunas facturas para adquirir experiencia, sin embargo, recuerdo que varios de esos proyectos fueron concluidos y de buena manera.

A continuación comparto algunas buenas prácticas que leí en un artículo y que en definitiva te harán un mejor Director de Proyectos:

Toma la responsabilidad: En el ambiente de proyectos y en el de las organizaciones en general, constantemente se trata de probar que alguien más es culpable de algo que salió mal.

Pero un director de proyectos necesita ser responsable, aceptar que es quien debe rendir cuentas de lo que haya sucedido en el proyecto y que es responsable del éxito o fracaso que este tenga, esa es su responsabilidad, y necesita infundir ese mismo sentimiento en todo su equipo de trabajo también.

No debes pretender que son otras cosas que suceden las que impiden que logres tus metas.

Las cosas que pasan te detendrán solo si Tú lo permites.

Toma acción:No es suficiente con imaginar que tu proyecto será exitoso. Necesitas tener un plan, que será ejecutado y modificado como sea necesario. El éxito que imagines de tu proyecto debe ir de la cabeza al corazón, y de ahí hacia afuera, a tus manos y pies.

Recuerdo un proyecto hace 13 años, era un proyecto planeado para 36 meses a ejecutarse en 2 etapas, me hubiera gustado haber sido elegido como Director del proyecto, sin embargo no fue así; a los 12 meses me dieron el proyecto, para ese momento era un proyecto en crisis, muy complicado en varios aspectos porque había que reconstruir al equipo de trabajo que había tenido varias bajas y en el que solo quedaban 2 personas del “dream team” original, había que negociar alcance, cronograma y presupuesto con el cliente, recuperar la confianza de diversos interesados del proyecto por parte del cliente, además de lidiar al interior del equipo con luchas de poder pues en un equipo de trabajo dividido más de uno quiere tomar el control y salir como Director del Proyecto porque cree que lo merece o porque cree que es mejor. En fin, había mucho para divertirse.

Este fue un proyecto en el que tomar la responsabilidad y tomar acciones permitió mover muchos obstáculos, gracias al esfuerzo de todo el equipo, por supuesto después de haber pasado en el equipo de una etapa de tormenta a una en la que cada integrante se enfocó en cumplir sus responsabilidades.

Dicen que cada persona en gran medida  se crea su propia suerte en la vida. Solo es cosa de dar el primer paso y el resto vendrá de forma natural.

Ser persistente, es la única forma de avanzar!

No dejes de perseguirlo: Nadie puede luchar en su camino a la cima y mantenerse ahí, sin tener gran  coraje, determinación y resolución. Cualquiera que logra algo es porque estuvo firmemente resuelto a progresar, y tuvo la suficiente convicción para transformar su resolución en realidad.

Sin persistencia nadie puede ganar algo que valga la pena.

Es clave tener confianza en ti mismo, pues la grandeza de tus metas te hará ver pequeños los peligros o dificultades.

Conoce el qué y el por qué:Cualquiera que sea tu meta, debes estar comprometido en cuerpo y alma. Pero también, como parte de este proceso debes pensar en qué estás proponiendo hacer (qué sacrificios, dolores de cabeza y sufrimiento implica). Muy importante también, estar convencido de el por qué se quiere hacer algo. Así, en los momentos de dificultad no perderás tiempo en dudar sobre lo que estás haciendo.

Mueve las montañas:El Director de Proyectos debe ser flexible y adaptable, puesto que trabaja con personas con diferentes puntos de vista; sin embargo, al final será medido por los resultados de sus proyectos, y sabemos que no hay proyecto libre de problemas y obstáculos. Por lo tanto, se necesita ser Persistente si se quiere ser efectivo como Director de Proyectos y lograr grandes resultados.

Si somos persistentes podemos mover montañas! Como Directores de Proyectos necesitamos serlo, infundir esta misma virtud a nuestros equipos de trabajo, a otros Directores, y a ejecutivos para lograr el éxito en toda la organización.

Lo vimos en: www.sequal.com.mx

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *